Saltar al contenido

Niña evacuada de Afganistán salta de alegría al llegar a Bruselas

Niña evacuada de Afganistán salta de alegría al llegar a Bruselas

En medio de la incertidumbre, miedo y dolor por el que pasan cientos de familias afganas tras el levantamiento de los talibanes, hay una imagen que está dando la vuelta al mundo, trayendo consigo esperanza y motivándonos a dar lo mejor de nosotros mismos para ayudar a quienes lo necesitan en este momento.

Se trata de una familia afgana que, tras evacuar de su país y pasar días en espera por una visa humanitaria, ha logrado llegar a Bruselas, en Bélgica, y su felicidad es tan enorme que una de las menores salta de alegría y sonríe por estar al lado de sus seres queridos, lejos de la maldad y tener una nueva oportunidad para continuar.

Niña evacuada de Afganistán salta de alegría al llegar a Bruselas

La alegría de la menor es tan sin igual que es imposible no sentirse contagiado y sonreír a su lado. El momento fue captado por un periodista en turno, quien cubría la nota sobre los primeros refugiados afganos que llegaban al país.

Aunque es solo una captura, el salto de la pequeña refleja esperanza, alegría y fe, haciéndonos saber que no es tarde para ayudar a quienes lo necesitan, que no podemos ser indiferentes ante los problemas de otros y, por supuesto, que los buenos somos más.

Niña evacuada de Afganistán salta de alegría al llegar a Bruselas

Desafortunadamente, este no ha sido el caso de niños que a día de hoy siguen en territorio afgano. De acuerdo con el programa mundial de alimentos de la ONU, el conflicto y el bloqueo en Afganistán traerá una catástrofe humanitaria en los próximos meses. Y, de acuerdo con Unicef, 10 millones de niños ya necesitan asistencia humanitaria en el territorio afgano, mientras que otras 14 millones de personas no tienen para comer.

Pero no todo está perdido, pues países como Canadá, Albania, Reino Unido, Kosovo, Alemania, México, Uganda, Macedonia del Norte, Suiza, Italia, Francia y Brasil están abriendo sus fronteras para dar asilo a ciudadanos afganos. Además, se les están brindando visas humanitarias, alimentos, techo, ayuda psicológica y atención a necesidades básicas como medicamentos y educación. Con el tiempo se espera que las condiciones para ellos mejoren, que más personas puedan salir del país y que la ayuda llegue a más niños de Afganistán, ya que más de uno merece brincar de alegría.